El día de ayer, tuvimos nuestro primer coloquio virtual que se trató de los estados de ánimo…

Es maravilloso que el uso de la tecnología nos haya permitido reunir en un solo lugar a 4 países distintos con sus respectivas ciudades, Morelos, CDMX, Puebla, Querétaro, en México, Bogotá Colombia, Buena Esperanza Argentina y California, Estados Unidos con todo lo que cada uno representa y significa, ha sido una experiencia enriquecedora por lo cual estoy muy agradecida.

Me encanto escuchar tantos puntos de vista tan distintos y como dijo una de las participantes “estoy de acuerdo con todos”, cada uno nos prestó sus “lentes” para mirar a través de esa forma tan particular de cada uno, sin lugar a dudas cada aporte fue un aporte valioso para mí y agradezco profundamente el tiempo y el compromiso de cada uno, juntos construimos e hicimos real este espacio.

Volviendo a los estados de ánimo y viendo las imágenes que compartí acerca de los factores que influyen, me recordó algo que leí hace un tiempo sobre los Antiguos Romanos.
Pero antes, quiero dar mi definición personal acerca de lo que es un edo. De ánimo; El estado de ánimo es mi actitud o mi disposición en la vida emocional, es una forma de
permanecer, de estar, cuya duración generalmente es prolongada y afecta mi mundo psíquico,
ósea la totalidad de mi mente y mis pensamientos, No es una situación emocional transitoria.
La diferencia principal que yo alcanzo a distinguir entre la emoción y el estado de ánimo es el
grado de intensidad en la Emoción y la profundidad del estado de ánimo, también creo que ambos
tienen distinta duración pues la emoción puede ser efímera y el estado puede ser más largo,
también lo podemos diferenciar haciendo foco en las causas y circunstancias, la emoción es
especifica pues casi siempre es una reacción de… y el estado de ánimo no tiene causas específicas,
creo que se experimenta como sensaciones difusas, difíciles de explicar, reconozco también que
tanto las emociones como los estados de ánimo, tienen gran impacto en nuestro cuerpo, pues
muchas veces somos físicamente como el estado de ánimo en el que nos encontramos, ósea
nuestro cuerpo toma esa forma o esa forma se expresa través de nuestro cuerpo y por eso la
podemos ver y reconocer en otros; mientas la emoción está referida a lo neurofisiológico (al
sistema nervioso) el estado de ánimo implica el ambiente en donde me encuentro, todo lo físico y
psíquico, por eso ambos influyen , nos condicionan y nos predisponen en nuestra, manera actuar,
mi manera de ser o mi forma de ser, lo que significa que nos dan identidad, porque es nuestra
forma de ver el mundo. Son nuestros lentes.
En mi trabajo de acompañamiento no trabajo con emociones, porque a las emociones a mi
consideración son explosivas! , hace un rato mencione la intensidad y la profundidad para
diferenciarlas porque si pudiéramos clasificarlas como personas una emoción seria como un niño
como inmaduras por eso duran poco y son intensas y el estado de ánimo lo asocio más con la
madurez por su carácter de permanecía, por lo que considero que un estado de ánimo es más

“estable” por qué permanece da pie para trabajar, adentrarse en su profundidad y atravesarlo o
sobrellevarlo de la mejor manera.
Como adultos somos responsables del tiempo que permanecemos en cierto estado, cuando lo
identificamos podemos hacernos cargo.
Y bueno a que venía a todo esto con lo de los Antiguos Romanos?
Pues bien creo que podemos aprender varias cosas
Los antiguos romanos siempre fueron consientes de la existencia de “fuerzas” energías poderosas,
las voy a llamar fuerzas para darme a entender mejor, estas fuerzas para los romanos estaban mas
más haya de nuestra condición humana, ellos se dieron cuenta de su pequeñez e insignificancia
ante estas fuerzas o energías, no las podían ver, ni tocar, no las podían entender y mucho menos
controlar, y para darle sentido a todo esto desconocido que interactuaba con ellos comenzaron a
identificarlas, a clasificarlas y a nombrarlas, así se validó la existencia de estas fuerzas que más
tarde fueron conocidas como Dioses, y al hacerse estas del dominio público se implementaron las
costumbres.
Ellos sabían que no había forma de evadir a estas fuerzas, estaban obligados a interactuar con
ellas para bien o para mal.
Hay mucho, mucho tema esto, pero para no desviarme , les contaba que cuando estaba viendo las
imágenes de los factores que influyen en el estado de ánimo, se me venía a la mente el
pensamiento romano, dentro de sus múltiples deidades,() se encontraban los genios un termino
que hasta nuestros días a prevalecido para hacer referencia al carácter o personalidad y así sin
pensarlo nos encontramos diciendo “que mal genio tienes “ o “estas de genio” o “que genio te
cargas”, incluso identificamos a las personas con un genio en particular, una fuerza que es de
determinada manera, así al igual que los romanos, podemos distinguir que una persona, familia,
animal, un espacio o una cosa tiene un tipo específico de genio, incluso los días, los meses, la
semanas, las hrs, etc. (a este tipo de fuerzas no se les rendía culto, sin embargo se les reconocía su
fuerza e impacto y se les respetaba mucho, incluso se usaban figuras para representarlos
buscando que al colocarlos en cierto lugar la energía de ese genio prevalecería en ese lugar,
cambiando la energía o aportándole otra ….
Y lo relaciono con los estados de ánimo por que igual que los romanos podemos reconocer que
aunque no vemos a estas fuerzas y aunque no las podemos tocar, ellas si nos tocan a nosotros, las
podemos sentir en el cuerpo y esta sensación nos dispara múltiples emociones, las podemos
sentir también en las cosas en personas, en los ambientes, lugares…etc.
Es como si esa clase de energía se apoderara de nosotros de tal forma que tiene posesión sobre
cada uno, de formas diferentes, esta fuerza nos atraviesa y actúa a través de nosotros y cuando
nos damos cuenta ya estamos actuando mediante este estado, así lo consideremos bueno o malo,
nuestra realidad transforma dependiendo de las energías y las consecuencias que resulten de este
interactuación.
Entonces a mi consideración los romanos nos dejan con una excelente lección acerca de este tema
pues ante estas fuerzas, grandes o pequeñas solo había 2 caminos:

1 oponerte y fracasar.
2 cooperar y sobrellevar la situación.
El éxito obtenido en la cooperación era considerado como un efecto secundario pues no era su
intención llegar a el, aunque se piense lo contrario, el éxito no dependía en si del mismo Romano
si no en la disposición de este, frente a las fuerzas que se manifestaban y en su adecuación a las
circunstancias o consecuencias de estas.
La mirada ontológica hace foco en 4 estados de ánimo básicos:
Resentimiento, resignación, paz y serena ambición y la clave de ellos es la aceptación.
(Recordemos que aceptar no significa estar de acuerdo, si no de validar, dar valor y
reconocimiento).
Los romanos no tenían tiempo de estar resentidos, sabían que no conseguían nada con lamentarse
de las cosas que no estaban en sus manos, entendieron que el resentimiento solo los llevaría al
fracaso además estar resentido no era digno de la virtud romana, la clave para ellos era la
aceptación y la cooperación con estas fuerzas, esto los doto de una peculiar forma de interactuar
y adaptarse al medio ambiente , a los cambios externos e internos que iban viviendo, las fuerzas
eran superiores y no se debatía nada al respecto y no es que fueran resignados, reconocían las
áreas en que si podían actuar y cambiar …y actuaban sin titubear, no por nada Roma llego a ser
uno de los imperios mas grandes de este mundo.
Y si hablamos de ambición los Romanos son un buen ejemplo de lo que esto significa.
Para la ontología se llama Serena Ambición, yo lo dejaría así como mera Ambición, y es que si
alejamos todo el contexto negativo sobre lo que representa en la actualidad esta palabra,
debemos reconocer que la Ambición es el único estado que te impulsa al movimiento, la
búsqueda, el cambio….
Podemos verlo también con los conquistadores del nuevo mundo… en América, que los impulso a
dejar su hogar, su familia, su tierra, a dejar atrás la seguridad de lo conocido y adentrarse en
mundos desconocidos???
Como es que llegaron tan lejos para abrirnos paso a este mundo nuevo del cual ahora somos
parte?
También hay que mencionar a los Mexicas quienes fundaron uno de los imperios más grandes de
la América latina.
No olvidemos también a nuestros padres, (los que sean contemporáneos sabrán de lo que hablo),
siempre nos decían “ si no estudias no vas hacer nada en la vida” “ debes ser alguien en la vida”
“haz algo con tu vida “ no seas un don nadie”, hace poco me vi inmersa en una plática donde se le
criticaba algunos Padres por lo mismo que menciono, me disculparan los que piensen que
nuestros Padres arruinaban nuestra autoestima con esas frases, y los que piensen que con el
simple hecho de existir merecemos todo, no, para mí no es así, creo que debemos reconocer que
seguramente nuestros padres no contaban con todas las comodidades con las que ahora
contamos y que su tiempo y circunstancias eran distintas que las nuestras y que su mentalidad era

distinta mas no inferior, los que somos padres podremos entenderlo mejor, por este y muchos
otros motivos que desconocemos, nuestros padres quiza no hallaban las palabras para
impulsarnos a algo mejor, quiza esa era su manera, la forma correcta para ellos de hacernos
entender que el estar en este mundo implica Responsabilidad, no solo existir por existir, podemos
ver a tras ves de la historia que la lucha por la sobrevivencia y la permanencia en este mundo
requiere trabajo arduo y podemos ver los resultados, los que no juzgamos a nuestros padres por
su severidad.
Y A qué viene todo esto? te haz de preguntar, pero creo que viene a que el camino del
autoconocimiento es un camino muy sinuoso y hasta podría decir que es doloroso, es un camino
hacia la madurez, hacia la paz… y no digo paz en el sentido de que todo es felicidad y no hay nada
de qué preocuparse si no me refiero a un estado de tranquilidad de que hago y cumplo todo lo
que me corresponde, como debe de ser y así lo hago y lo acepto, y así respeto a la vida, a mi
destino, a si tal cual es, no solo color de rosa, si no con todos los colores, entrar en sintonía con
algo mucho mas grande, que te da la seguridad de que estén como estén las cosas todo está bien.
No se confunda esto con el estado de resignación por que la resignación paraliza, pues a pesar de
darme cuenta de que hay cosas que si pueden cambiar y están en mis manos me opongo al no
hacerlo, por lo menos a mi parecer siempre vale la pena intentar algo.
Creo que sea la corriente que sea que elijas para trabajar empieces por la aceptación, no como
sinónimo de resignación, si no de valides, de que “las cosas son como son” y muchas veces no hay
nada que hacer para cambiarlas, mucho menos cuando ya pasaron, esto muy independiente de
que nos guste o no, las lamentaciones siempre te van a llevar al resentimiento , a culpar a los
dioses, a tus padres, al trabajo, al jefe, a la pareja, al clima, etc. haciéndote víctima de las
circunstancias de la vida y todo eso es una pérdida de tiempo, solo un niño pequeño llora, hace
berrinche cuando mami no lo carga, no lo atiende o no le da la teta.
Aunque vivamos en otro tiempo y contexto igual que los Romanos no tenemos tiempo para eso,
como adultos que somos debemos asumir la responsabilidad de nuestra vida y conectar con el
estado de ambición, ambición limpia de todos tus juicios y prejuicios, conectar con ella nos hace
entrar en acción, en movimiento, en busca de nuestro destino sea cual sea, (el que busca
encuentra) la ambición nos ayuda a conectar con la visión de un futuro… un futuro que no nos
pertenece solo a nosotros mismos, pues somos eslabones de una gran cadena, de nosotros
depende su funcionamiento en conjunto, hoy somos el futuro de nuestros antepasados y a la vez
somos el pasado de los que vienen en el futuro, cualquier cosa que hacemos impacta los 2 niveles,
aprendamos de la gran Roma, la gran Tenochtitlan, fueron grandes no por ellos, si no por sus
Dioses, por su temor y respeto a algo que aunque no lo vieron ni lo pudieron entender ni controlar
no negaron su existencia, al contrario se sometieron y cooperaron o entiéndase mejor, estuvieron
a disposición , al servicio de algo mucho más grande que ellos.
Aprendamos de lo que tenemos más a la mano, nuestros Padres, que también son Grandes así
como son o así como fueron, quienes también cooperaron de la forma que fuese con la vida con
fuerzas superiores, para que tú y yo estuviéramos aquí, y aunque ya no estén podemos sentirnos
como parte de su legado, y entonces como lo mencione antes, solo hay dos opciones, podemos
oponernos y fracasar o cooperar y sobrellevar las situaciones, aceptar que nuestra humanidad

reflejo de lo divino también es cíclica, podemos agradecer y honrrar o no cada quien en eso si
tiene elección.